Ingresa nueva generación a Escuela Náutica Naval de Tampico

Tampico.- Padres de familia fueron a despedir a sus hijos, la nueva generación algo realmente emotivo para quienes ingresan a las carreras de la Escuela Náutica Naval de Tampico, muchos de ellos provenientes de ciudades de San Luis Potosí y Veracruz.

Hasta las instalaciones de este centro educativo que se ubica en la esquina del bulevar Fidel Velázquez y Adolfo López Mateos, que colinda con las márgenes de la laguna El Carpintero, ahí fue el punto para desearle a sus hijos todo el éxito en este nuevo ciclo escolar.

Carolina Díaz Martínez, madre de Jesús Ruiz Díaz, quien ingresa a la carrera de Maquinista Naval, comentó que es la primera vez que se separa de su hijos durante tanto tiempo, pues son casi cinco meses los que estará internado de acuerdo al curso.

Ellos salen de vacaciones hasta el mes de diciembre, pero es un sacrificio que vale la pena por todo lo que significa los estudios para el futuro de su hijo.

“Venimos desde Tamasopo, San Luis Potosí, y es un orgullo para nosotros que mi hijo quede en esta escuela porque vale la pena, lo único que le pedimos es que le echen muchas ganas por todos los sacrificios que estamos haciendo como familia para que ellos cumplan sus sueños”, expuso, la profesora Carolina Díaz quien estuvo acompaña por su esposo Carmen Ruiz.

“Yo creo que todos los padres sentimos esa emoción de verlos ya que van a estar haciendo su esfuerzo para salir adelante, con toda esa dedicación y disciplina que se deben de tener cuando entran a este tipo de escuelas y como padres debemos apoyar en todos lo que podamos a los hijos, para que no se queden en el camino”, añadió.

Por separado, el capitán de altura de la Marina Mercante, Carlos Alberto Rojas Durán, quien llegó desde el puerto de Veracruz para ingresar en la Escuela Náutica de Tampico a su hijo en la carrera de Piloto Naval, comentó que “ya hablamos con él que tiene que empezar su aventura y que no está exento de sacrificios, como lo es la separación de su familia”.

“Esta actividad es muy bonita y aunque en muchas ocasiones no puedes estar con tu familia, tiene mucha hermandad y compañerismo, pues en este tipo de escuelas haces hermanos no amigos y en muchos lugares tienes una casa abierta, porque puedes tardar hasta 6 meses sin estar con tu familia”, expuso.

Añadió que ellos como padres de estudiantes, pues su otro hijo también formó parte de una de ellas, tienen conocimiento que en lugar de desaparecer tanto la Escuela Náutica de Tampico como las de otros sitios de la república van ampliar sus programas académicos hacia campos; entre ellos la mecatrónica, “pues la Secretaría de Marina viene a dar más auge a lo que es la Marina Mercante”.

Es en este sentido que fueron emotivas las despedidas y al mismo tiempo una satisfacción el ingreso de una nueva generación en Escuela Náutica de Tampico, donde incluso las bendiciones de las madres no se hicieron esperar en favor de sus hijos.

¿Qué opinas?