Exigen pongan en marcha Operativo Mochila

Tampico.- Padres de familia hacen un enérgico llamado a las autoridades educativas para poner en marcha el «Operativo Mochila», bajo los protocolos de Derechos Humanos, con la finalidad de prevenir situaciones de riesgo que pudieran presentarse a causa de estudiantes con problemas socioemocionales.

Los cuales buscan salir de sus frustraciones cometiendo desde el bullying en contra de sus compañeros de clases o distribuyendo mensajes intimidantes que han obligado a los planteles a cerrar sus puertas de manera temporal hasta que se determine su autenticidad o descartar al considerarlo como “fake news”.

El consejero de la Unión Nacional de Padres de Familia del sur de Tamaulipas, David Hernández Muniz, explicó que actualmente existe mucha incertidumbre en los temas relacionados con la seguridad de los estudiantes, ya que si bien es cierto en las escuelas se aplican enérgicos protocolos, estos llegan a ser insuficientes.

Motivo por lo que hacen un enérgico llamado a las autoridades educativas para poner en marcha el «Operativo Mochila» de forma aleatoria en los planteles tanto públicos como privados de los municipios de la zona conurbada y que éste se replique en todos los rincones del estado.

«Operativos Mochila» para garantizar la seguridad de los estudiantes
Agregó que si bien es cierto se busca garantizar la seguridad de la comunidad estudiantil y docentes, no se debe de dejar a la ligera el respeto a los protocolos dictados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que señalan que serán los mismos alumnos quienes mostrarán sus pertenencias frente a una comitiva de padres y catedráticos.

“Debemos trabajar de la mano para que se reduzcan los riesgos en las escuelas y qué mejor manera que los directores no oculten los problemas y actúen con prontitud siempre de la mano de las autoridades educativas y los padres de familia”.

David Hernández Muniz destacó que este «Operativo Mochila» debe entrar en vigor en el menor tiempo posible para que se reduzca el riesgo existente de alguna situación que pudiera poner en peligro a quienes conviven diariamente al interior de las escuelas.

Puntualizó que adicional a esta medida, se requiere no descuidar el rubro de las emociones, para este efecto se espera que todas las instituciones educativas cuenten con un psicólogo de base, el cual estaría obligado a actuar de manera inmediata en el caso de que se observe algún menor o adolescente con problemas de ansiedad y depresivos.

“Desde que se reintegraron a las aulas para recibir las clases presenciales, se ha visto un aumento de los casos de ansiedad y depresión, mismos que deben ser atendidos con prontitud y así evitar una situación que afecte a toda la comunidad”.

¿Qué opinas?