ATENCIÓN
El contenido de este sitio ha sido modificado temporalmente durante el periodo comprendido del 23 de diciembre del 2023 al 2 de junio del 2024, en atención a las disposiciones legales en materia electoral con motivo del inicio de las precampañas y campañas electorales del proceso electoral federal 2023-2024.


Patrullero del DPS revela inhumanas instrucciones

(Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido el uso para fines distintos a los establecidos en el programa)


Texas.- Un patrullero de Texas, empleado por la iniciativa de la Patrulla Fronteriza de Greg Abbott, recibió junto con su departamento instrucciones de empujar a los niños al río Bravo y negar agua a los migrantes en condiciones de calor extremo, según correos electrónicos enviados por un empleado estatal.
Un médico-policía del Departamento de Seguridad Pública del Estado expresó su preocupación por las acciones “inhumanas” hacia los migrantes en un correo electrónico enviado el 3 de julio a los supervisores y revela otros incidentes no denunciados relacionados con los migrantes, informó primero el Houston Chronicle.
El correo electrónico, que The Guardian revisó de forma independiente, ofrece un informe de los sucesos semanales ocurridos entre el 24 de junio y el 1 de julio, en el que se detallan varios casos de migrantes atrapados o heridos por alambre cortante en Eagles Pass, junto a la frontera de Estados Unidos con México.
En el correo electrónico, el policía pide varios cambios de política para evitar más lesiones a los migrantes, incluida la retirada de los barriles flotantes envueltos en alambre con navajas.

“El alambre y los barriles en el río deben ser retirados, ya que no son más que una trampa humana en aguas altas y con poca visibilidad”, escribió el policía.
El policía también pidió a las autoridades que revocaran las órdenes de no dar agua a los inmigrantes.
“Debido al calor extremo, la orden de no dar agua a la gente también debe ser revocada inmediatamente”, escribió el policía, informó el Chronicle.
El policía añadió: “Creo que hemos sobrepasado el límite de lo inhumano”.
En una ocasión, el 30 de junio, el policía atendió a una niña de cuatro años que se desmayó por agotamiento tras intentar atravesar la alambrada en medio de una temperatura de casi 38 grados centígrados. Los soldados de la Guardia Nacional de Texas la empujaron a ella y a su grupo de vuelta a México.
El mismo día, una mujer embarazada recibió tratamiento después de que los soldados la encontraran atrapada en la alambrada y sufriendo dolores extremos. La mujer estaba sufriendo un aborto y los equipos de emergencia la llevaron a un hospital.

Un adolescente también se rompió una pierna tratando de evitar el alambre y tuvo que ser llevado en brazos por su padre.
En otro caso ocurrido el 25 de junio, los agentes descubrieron a un grupo de 120 personas junto a una valla en el río. El grupo, que incluía niños pequeños y lactantes, estaba agotado y hambriento. Pero un oficial al mando ordenó a los agentes que “empujaran a la gente de vuelta al agua para que se fueran a México”, escribió el policía en un correo electrónico.
Al final, los agentes se negaron a cumplir las órdenes de sus supervisores ante “la posibilidad real de que se ahogaran personas agotadas”. Expresaron su preocupación al oficial al mando, pero les dijeron que “les dijeran [a los migrantes] que se fueran a México, que subieran a nuestro vehículo y se marcharan”, escribió el policía. El policía escribió que otros empleados de la patrulla fronteriza atendieron a los migrantes después de que se marcharan.
“Creo que hemos sobrepasado la línea de lo inhumano. Necesitamos operar correctamente a los ojos de Dios”, escribió el policía en el correo electrónico. “Necesitamos reconocer que estas son personas que están hechas a imagen de Dios y necesitan ser tratadas como tales”.
El correo electrónico del policía añade que los cables que discurren a lo largo del río “obligan a la gente a cruzar por otras zonas que son más profundas y no tan seguras para las personas que llevan niños y bolsas”.
El correo electrónico del policía también revela otros ahogamientos en el río Grande de los que no se ha informado. El 1 de julio, una madre y uno de sus dos hijos se ahogaron al cruzar el río cuando los agentes federales de la Patrulla Fronteriza vieron a la familia luchando. Sacaron del agua a la madre y a uno de los niños, que fueron declarados muertos tras ser trasladados a un hospital por los equipos de emergencia. El segundo niño nunca fue encontrado, dijo el policía por correo electrónico.
Un portavoz del Departamento de Seguridad de Texas, Travis Considine, dijo a The Guardian que el inspector general del estado estaba investigando las denuncias enviadas por correo electrónico.

The Guardian

Facebook Comments

(Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido el uso para fines distintos a los establecidos en el programa)