Laguna Las Marismas se desborda al Golfo de México

Altamira.- A consecuencia del exceso en precipitación pluvial que dejó a su paso los remanentes de las tormentas tropicales Alberto y Chris, la laguna de Las Marismas se desbordó al Golfo de México, en uno de los puntos más bajos del debilitado cordón litoral en Altamira, Tamaulipas.

El director de Ecología y Medio Ambiente del Gobierno de Altamira, Rubén Hervert Zárate, informó lo anterior e indicó que salida de agua dulce poco a poco es menor.

“Es un proceso que se da año con año, especialmente cuando se incrementa el nivel del agua en la laguna que en esta ocasión nos llovió bastante afortunadamente y eso nos provocó el desbordamiento natural, formándose un canal vertedor”, dijo.

El entrevistado informó que este desbordamiento comenzó la semana pasada, aunque aseguró que no representa riesgo para la zona ejidal de Altamira, ya que justo en ese punto el nivel del mar queda más abajo que el de la Las Marismas que comprende una extensión de dos mil 100 hectáreas.

“Esta desbordamiento fue en una extensión de 70 metros de longitud en lo que se tiene como cordón litoral y se estuvo tirando el agua que se incrementó -con las lluvias- que de estar en de 30 a 40 centímetros aumentó a un metro 70 centímetros de profundidad”, agregó Hervert Zárate.

Este intercambio de agua, según el entrevistado, permite que la Laguna de Las Marismas vierta al mar las aguas residuales y pluviales que llegan a ese vaso lacustre por escurrimientos naturales y el Canal Huasteco, que son los encargados de verter el agua procedente de la zona del puerto e industria.

“Este rompimiento del cordón litoral permite que el agua se limpie por sí sola, pero cuando suba la marea llega agua nueva -de mar- a la laguna ‘Las Marismas’ que nos trae un mejoramiento en la biodiversidad pues hay una introducción de larvas de crustáceos, pescados, camarón y moluscos”, agregó.

“No debemos alarmarnos, inclusive el nivel del mar esta más abajo que la laguna y claro cuando sube la marea entonces entra agua por ese vertedor natural que se formó y eso permite la renovación de diferentes especies en este lugar”, puntualizó Hervert Zárate.

El cordón litoral es una franja de tierra considerada una protección entre el mar y el litoral, mismo que desde la construcción del canal de navegación del Puerto de Altamira generó la modificación de corrientes y con ello su erosión entre el sur de Altamira y el norte de Ciudad Madero.

En la última década varios expertos han alertado sobre la necesidad de su reposición, ya que la zona costera, donde hay varios conjuntos habitacionales estarían en riesgo ante una marea de tormenta u oleaje alto al no contar con la contención natural.

Las obras se han pospuesto durante años, apenas el pasado mes de marzo la Administración del Sistema Portuario Nacional (Asipona) de Altamira publicó la licitación para la construcción de rompeolas paralelos a la costa como medida de protección del litoral costero sur en el puerto.

Miguel Díaz